Viernes 19 de diciembre del 2014
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Inf. General >> Documentales, historias
Actualizado el 2007-06-19 a horas: 16:11:34

En junio se cumplen los 67 años de la muerte del Gral. Enrique Mosconi, director de YPF en Argentina. Esta es una modesta síntesis de su legado

Mosconi, el petróleo y la independencia integral de Sudamérica

Pablo Villegas N.

El descubrimiento del petróleo en la Argentina se produce en 1907 y a continuación, se da un proceso caracterizado por la pugna de intereses entre las transnacionales petroleras y el Estado argentino, que marcará profundas huellas para el futuro del petróleo en Latinoamérica, especialmente desde que Mosconi llega a YPF.

Desde el inicio de su carrera militar en puestos directivos Mosconi, ingeniero civil e ingeniero militar, se destaca por concebir la autosuficiencia tecnológica y de carburantes como una base estratégica de la independencia y desarrollo de su patria. Desde 1914 como Subdirector Gral. de Arsenales de Guerra, cuando todo era importado en la Argentina, impone en lo posible, el reemplazo y elaboración de materiales o componentes importados por productos argentinos, reemplazando inclusive el cáñamo importado para limpiar armas por cáñamo de carawata.

Respecto a su enfoque de las transnacionales del petróleo, suele citarse como el punto de inflexión, que el gerente de una filial de la Standard Oil Co. (SO), hubiera negado proveer nafta a la Escuela de Aviación sin un pago previo como se acostumbraba. Mosconi entonces enfrentó al gerente, y de este encuentro él nos dice: “Allí en el mismo escritorio me propuse, juramentándome conmigo mismo, cooperar por todos los medios legales a romper los trustes...”. Esta idea, empero no era nueva para Mosconi; un año antes ya había expuesto en el Congreso de Ingeniería su preocupación por el peligro e inferioridad de la Argentina al depender para su defensa del petróleo importado. Debido a su visión estratégica de la soberanía nacional, se plantea a partir de 1922, la necesidad de convertir a YPF en una entidad productora de petróleo y a controlar el mercado interno de carburantes, con lo cual aseguraría la independencia energética de la Argentina considerando que el combustible constituiría la base de su industrialización. De este proceso seguirá su planteamiento, por una parte, de la cuestión petrolera como un asunto, no sólo argentino, sino latinoamericano y por otra, de la necesidad de la nacionalización del petróleo.

La lucha por el petróleo y el mercado interno

Mosconi, según Larra, consolida YPF alcanzado los siguientes logros: a) La independencia funcional para YPF de su organismo superior, el Ministerio de Agricultura; b) La baja de los costos de producción incrementando la efectividad en el trabajo y en la administración; y, c) La entrega del personal a su trabajo, conseguida, según Mosconi, “en primer lugar” mejorando su nivel de vida, el ambiente de trabajo y premiando el rendimiento.

Para consolidar YPF como empresa productora de petróleo sin el establecimiento de áreas de reserva fiscal, pero ya antes de 1907 las transnacionales habían acaparado áreas petrolíferas y las mantenían como reserva sin explotarlas. Gracias a esto podían venderle a la Argentina petróleo importado producido por ellas mismas en otros paises. Las reservas, por tanto no estaban en función de las necesidades nacionales sino de la estrategia internacional de las transnacionales. Ante esto la línea de Mosconi fue: “…si se trata de reservar, que sea el Estado argentino quien reserve para sí”. En consecuencia enfrentó el sistema de acaparamiento de campos entre otras cosas, imponiendo a los concesionarios el pago de determinadas sumas por el derecho de estas áreas, cosa que no ocurría antes.

Mosconi, pretendiendo que las reservas fueran explotadas en bien de la Argentina propuso a Corvalán, gobernador de Salta, su explotación por YPF ofreciendo un 13% de regalías para la provincia, pero éste aliado con la SO rechaza la propuesta recurriendo al concepto de autonomías provinciales, poniendo el beneficio de las petroleras por encima de la seguridad de la nación. Esto será una de las bases para la evolución de Mosconi hacia la idea de la nacionalización que veremos después.

A fines de 1924 Mosconi realiza una gira por Salta y Jujuy para observar la situación de los cateos y de los concesionarios, encontrándose con la amplia corrupción practicada por la SO entre funcionarios de Estado por su complicidad. Las críticas públicas que hizo Mosconi a la SO por sus métodos para obtener concesiones, lleva al Ministro de Relaciones Exteriores presionado por el embajador de EE.UU. a tratar de acallarlo mediante una comunicación escrita. La respuesta de Mosconi es ejemplar: “usted opina –le escribe- que los funcionarios deben… extremar su discreción para no comprometer las buenas relaciones internacionales, y recuerda con este motivo …disposiciones del Código Penal….”. Ante esto Mosconi expone la ignorancia del Ministro sobre el tema en discusión: “Dudo… que siga usted la cuestión del petróleo como fenómeno mundial y como problema argentino, porque de lo contrario no haría usted semejante referencia”. Y, le dice en cuanto a los funcionarios que: “…comprueben transgresiones o delitos que afecten intereses nacionales confiados a su custodia y no lleven a conocimiento de las autoridades superiores correspondientes y a la opinión pública…(Resaltado mío), no solo han de comprenderle las prescripciones del código penal, sino que debieran ser colgados en la vía pública”. Sobre las relaciones internacionales manifiesta: “Mi opinión personal es que nuestro país debe desear las buenas relaciones internacionales solo cuando se basan en la justicia, en la moral y en derecho”.

El mercado interno estaba en manos de las transnacionales. La lucha por el controlarlo se inicia con la construcción por YPF en 1925, de la Destilería de La Plata que lanza al mercado nafta, kerosén, fuel oil y nafta de aviación. Más tarde, a partir de agosto de 1929, siguió otro golpe contra las transnacionales: YPF rebaja varias veces el precio de la nafta en todo el país. Con aquellos logros en el mercado nacional, Mosconi derriba “El argumento ideológico de los que nos oprimen”. “Se dice –escribe-, que para asumir la exploración y explotación del petróleo se requieren de enormes capitales. YPF demuestra que esos “enormes capitales” se obtienen de los beneficios de una explotación petrolífera integral”. A diferencia de los precios de YPF los de las compañías, en cambio, buscaban sólo un máximo de beneficios, no beneficios para el país; y no dependían solo del costo de producción y la demanda sino de sus negocios a nivel internacional.

Para Mosconi la importancia de la rebaja parte del objetivo de “cortar uno de los lazos que nos hacen tributarios del extranjero”. “No podremos nunca –dice- entonar el canto de libertad mientras dependamos de otros países para mover nuestra maquinaria, nuestros ferrocarriles, nuestros buques, nuestros camiones”. La rebaja tenía además una implicancia histórica y regional. Mosconi situaba la cuestión petrolera en el marco histórico de la emancipación latinoamericana. San Lorenzo, con San Martín, había sido el inicio de la última etapa de esta lucha y Junín y Ayacucho, con Bolívar y Sucre, fueron el final de los españoles. Recordando este proceso dice: "…a semejanza de aquel gran movimiento continental que dio independencia política a nuestro continente, se encuentra en marcha el movimiento que terminará conquistando la independencia económica para nuestra América, el primer capítulo de esta lucha por la independencia económica tiene realización feliz el primero de agosto de 1929, fecha en que nuestro país rompe los trust petrolíferos que hasta entonces impusieron sus exigencias, y da a la América Latina un ejemplo y el impulso inicial que el movimiento que se ha transmitido ya a algunos países hermanos, México, Colombia y Uruguay y que se propagará irremisiblemente a los demás pueblos de nuestra raza hasta el establecimiento de la independencia integral de Sudamérica".

El caracter latinoamericano de la cuestion petrolera

Armado de su concepción histórica del proceso latinoamericano y del examen de su lucha contra las trasnacionales, realiza en 1927 una gira, entre otros, por México, Brasil, Uruguay y Trinidad. Esta gira deja ver que Latinoamérica se hallaba en un estado de maduración aproximado al suyo. Por ejemplo, en México, conoce a Lázaro Cárdenas, quien diez años después nacionalizaría el petróleo mexicano y se entrevista con el Gral. Elías Plutarco quien le expone el problema de México, un país pobre y saqueado por las compañías.

Comentando su gira dice Mosconi: “… los países donde operan los grandes trustes del petróleo …al sacrificar su petróleo, en poco o nada se beneficiaban. El torrente de petróleo convertido en oro engrosa las arcas de las compañías; y estas claman, protestan y resisten invocando propósitos confiscatorios, cuando las naciones en que desarrollan sus actividades proponen establecer equitativos tributos. Tal ocurre en México y Colombia. En Perú no sucede lo propio porque la ley pertinente priva al gobierno de establecer impuesto alguno a las más poderosa de las compañías extranjeras allí operantes. Estas naciones no consiguen tampoco (combustibles) a bajos precios...“. Dedica también comentarios específicos a varios países, y el más corto es sobre Bolivia: “En cuanto a Bolivia, ha perdido su independencia económica, y con eso digo todo”. La pelea de Mosconi contra la SO tendrá serias consecuencias para Bolivia y Paraguay.

Cuando la SO comprobó la existencia de petróleo en sus campos en Bolivia, pensando en sus propios asuntos antes que en su contrato con Bolivia, trató de forzar en 1928 el paso de su petróleo por territorio argentino, utilizando la SO asentada en Salta y Jujuy y sus influencias en la opinión pública para obtener la autorización debida (Mariaca, 1966)2. La SO pretendía construir un corredor de más de 1.500 Km., donde se instalarían oleoductos, gasoductos, cañerías de agua, un ferrocarril, telégrafos, estaciones de radio, las líneas de eléctricidad y muelles en el río Paraguay o en el Paraná incluyendo para la SO las garantías del más libre y seguro uso del oleoducto y de sus instalaciones.

La solicitud es presentada primero por la SO y en 1929, por el Gobierno de Bolivia. Consultado Mosconi por su gobierno, sobre este corredor de 1500 km responde que: "Semejante solicitud… no corresponde al estado moral y a la capacidad económica, técnica e industrial de nuestro país, en virtud de lo cual el Poder Ejecutivo…, con altas miras de resguardar la riqueza de los yacimientos y defensa de nuestro patrimonio y de nuestra tranquilidad política, …sostiene conceptos monopolistas integrales de la industria petrolífera".Respecto al pedido del Gobierno boliviano, comprende Mosconi que, en realidad “la concesión es solicitada por la SO.,…”. Y recuerda que esta es una empresa “…de actuación conocida en el mundo entero, que en nuestro país se ha destacado por sus procedimientos nocivos a nuestra moral, a nuestra política y a nuestro bienestar, y que actualmente se encuentra en litigio ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación...”. Sin embargo, dice, no existiendo el deseo de perjudicar a Bolivia en el usufructo de sus riquezas “Es, … posible dar satisfacción al pedido del Gobierno de Bolivia tomando nuestro Gobierno a su cargo la construcción de dos oleoductos, …” Y su construcción tendría que ser justificada con la existencia de suficientes reservas de petróleo (Mariaca, 1966). Con ello se frustró el deseo de la SO de consolidar a su favor un área que abarcaba Salta, Jujuy y sus campos en Bolivia.

A partir de entonces, dice Enrique Mariaca, la SO comenzó a urdir la trampa en la que caerían Bolivia y Paraguay: haría resaltar que el enclaustramiento del Bolivia impedía la exportación de su petroleo, señalando la conveniencia de su salida por un territorio en litigio con Paraguay.

Autores bolivianos no acostumbrados a este tipo de política exterior del gobierno argentino censuraron a Mosconi, sosteniendo que su negativa coadyuvó a la Guerra del Chaco; esto, sin preguntarse por qué Bolivia no aplicó frente a la SO una política similar a la argentina. Los resultados de una política exterior con el rabo entre las piernas, aplicada tradicionalmente por las elites de Bolivia, son evidentes en la pérdida del 60% de su territorio original y el retraso consecuente.

La importancia del monopolio estatal y la nacionalización

La lucha deshonesta que presentaban las petroleras, en especial, el problema de las autonomías que ponía en riesgo al país, llevó a Mosconi a comprender la importancia del monopolio del Estado sobre el petróleo. Un proyecto de ley de nacionalización fue enviado al parlamento, pero, comprendiendo Mosconi que la nacionalización era tarea “de todos los patriotas que los hay en los sectores partidarios más antagónicos”, lanza a una gran campaña para crear un movimiento por el petróleo, dirigida a personalidades, trabajadores, universidades y a la juventud. Una de las organizaciones más importantes en su movimiento será la Alianza Continental, impulsada por Mosconi, que se proponía “la unidad espiritual, económica y política de América Latina”.

Su enfoque de la nacionalización, al principio, en 1926, se inclinaba por la nacionalización del recurso y la creación de una sociedad mixta monopólica de la explotación y la producción, integrada con capital mayoritario estatal y el resto con capitales argentinos. La ley, que fue aprobada en Diputados, sancionaba el monopolio estatal de la exploración y explotación del petróleo, la expropiación de yacimientos concedidos a particulares, pero no de las empresas de importación, industrialización y venta del petróleo.Pero, más tarde, observando la cuestión petrolera en Latinoamérica –dice Mosconi-, que “…conviene al país el régimen de puerta cerrada, y mientras que el capital privado nacional no adquiera la capacidad técnica y la aptitud de espíritu que la empresa industrial requiere, no queda otro camino que adoptar que el monopolio de Estado; pero en forma integral es decir, en todas (Subrayado mío) las actividades de la industria: la producción, elaboración, el transporte y el comercio”. Y en otra parte dice: "Dos organizaciones, la fiscal y la privada, no pueden coexistir, pues representan intereses antagónicos, destinados a vivir en una lucha de la cual sólo por excepción saldrá triunfante la organización estatista. Para asegurar para nuestro país la riqueza petrolera debe encararse a fondo la cuestión, siendo ello imposible de lograr mientras el Estado no monopolice íntegramente la explotación de sus yacimientos".Ante la presentación del proyecto de ley al parlamento, los petroleros contraatacaron afiliándose a la Unión Industrial Argentina que les creó un área de Combustibles, y bajo esta cobertura, en 1927, presentaron al Parlamento, sus objeciones al anteproyecto de Ley.

La conspiración estaba en marcha. Los senadores frecuentaban la embajada Americana en grandes recepciones y el embajador Robert Woods Bliss se había convertido en la herramienta de presión más importante de los capitales petroleros, e inició una campaña contra el presidente Irigoyen influyendo en el Presidente de los EE.UU., Hoover (Vaca N., sde)3. Finalmente, el proyecto de ley queda truncado ya que la mayoría de ardientes defensores de las transnacionales en el Senado no se aviene a considerarlo.

El golpe de estado

Las necesidades del mercado interno crecían cada día. El monopolio de las compañías estaba roto pero estas seguían en el mercado. De 700 millones de litros de nafta consumidos en la Argentina en 1929, YPF producía 234; las compañías extranjeras 126; y el resto, 340, era importado. La lucha por el mercado nacional entra en una nueva etapa después del 1º de agosto de 1929, con las negociaciones con la Iuyamtorg, una empresa soviética en la Argentina, por un contrato que permitiría a YPF abastecer todo el mercado nacional. Se llega a esbozar con esta empresa un borrador estipulando lo siguiente:

a) La Iuyamtorg vendería a YPF 250.000 toneladas de nafta, a lo sumo a 11 cts./litro, suplantando la importada y ahorrando 68 millones de pesos, por la importación de 340 millones de litros a 20 ctvs/lt. previos al contrato; b) Argentina pagaría con productos nacionales. Esto era de importancia pues, el déficit de su balanza de pagos en 1930 fue de 100 millones de pesos oro; la mitad por importación de combustible; c) YPF podría disminuir la importación en 100 millones de litros si su propia producción aumentase y, de convenirle, podría rescindir el contrato sin castigos de ningún tipo, como habría ocurrido con otras compañías; y, d) El valor pagado por la Argentina sería invertido por la Iuyamtorg en la compra de productos pecuarios, agrícolas e industriales argentinos.

Este contrato sería, por una parte, la culminación de la política impuesta el 1ro de agosto de 1929 porque traería el control total del mercado interno por YPF y, por otra, no implicaría para la Argentina la salida de recursos económicos. Sin embargo, fue frustrado por la conspiración de las transnacionales, los parlamentarios, las embajadas, especialmente de EE. UU y, naturalmente sus medios de comunicación, incluidos importantes literatos propagando historias tales como que en la URSS se comía carne humana. Aunque el Presidente Irigoyen apoyó la estrategia de Mosconi, como muchos militares nacionalistas, se mostró débil y confiado ante la oposición, terminando, el 6 de septiembre de 1930, derrocado por Uriburu y un grupo de empleados de las transnacionales que conformaron el nuevo gobierno. Mosconi fue destituido.

El golpe sucedió en un momento crítico para la humanidad; la crisis de los 30. Según Frondizi, si la Argentina hubiera contado con combustibles baratos, habría podido pensarse en la mecanización de la agricultura y el fortalecimiento del desarrollo industrial. Se habría abierto el mercado soviético de 140 millones de habitantes, se habría elevado el nivel de vida de la población. Habría desaparecido el dilema de elegir entre ingleses o norteamericanos; la Argentina habría evitado por lo menos en parte, los efectos de la crisis de los 30.

El proceso iniciado por Mosconi, empero, no pudo ser totalmente truncado. Numerosas empresas estatales petroleras surgieron en Latinoamérica. En Bolivia, la idea de crear la empresa estatal del petróleo nace de la obra de Mosconi; de ahí el nombre de YPFB. Según Foianini (2002)4, quienes, pese al derrocamiento de Mosconi, quedaron en YPF colaboraron a Bolivia en la organización de YPFB. Pero lo más importante es que a la experiencia de Mosconi, siguió Bolivia con la primera nacionalización del mundo, en un país no socialista, y a esta le siguió un año después, la nacionalización mexicana.

Síntesis

En síntesis el legado de Mosconi, es que la autosuficiencia y el control del mercado interno de carburantes es una base estratégica del desarrollo y la industrialización nacional. Sin embargo, los intereses de las transnacionales son opuestos a los nacionales. Su política de reservas y precios está en función de un máximo de ganancias y dependen de su situación internacional. Como ilustra Mosconi, sus pérdidas sufridas en Oriente son compensadas por Latinoamérica o viceversa. En cambio, el objetivo de los precios estatales aparte de la ganancia necesaria para financiar la empresa estatal, es el uso de los carburantes como un insumo del desarrollo del país. Dados los intereses opuestos a la nación, las transnacionales a fin de defender sus intereses, ponen en peligro la integridad nacional y la paz internacional; generan corrupción, infiltran el Estado y la sociedad, creando inestabilidad e intranquilidad.

Por esto es imprescindible la creación de una empresa estatal del petróleo. Para un funcionamiento efectivo la empresa debe ser autárquica. Esta debe ser productora de petróleo y controlar el mercado nacional, pero, en base a la experiencia establece Mosconi: “Sin monopolio del petróleo,… es imposible para un organismo del Estado vencer en lucha comercial a las organizaciones del capital privado”. El financiamiento de sus operaciones, proviene no solo de las grandes ganancias del negocio petrolero, sino de la explotación integral, es decir del control de todo el proceso.

Dadas las graves contradicciones entre las transnacionales y los intereses del país, no hay otra solución, dice Mosconi, que nacionalizar y preservar las fuentes de combustible de toda influencia que no sea eminentemente nacionalista. En el concepto de nacionalización de Mosconi, la cuestión de la integralidad y el monopolio son claves. Según la experiencia posterior, las nacionalizaciones que evadieron estos principios, nacionalizaron para las trasnacionales, como Pérez en Venezuela, en 1976.

Mosconi consideraba que la nacionalización debía ir acompañada de una gran movilización social y Bolivia, después del Chaco, lo comprobó, siendo la nacionalización resultado de una serie de grandes movilizaciones sociales. Las nacionalizaciones, en la medida en que fueron acompañadas de la desmovilización y desinformación de los pueblos resultaron mutiladas, penetradas por las transnacionales o sus embajadas, y dejaron de dar los efectos que se esperaba de ellas.

La lucha contra las petroleras es de carácter latinoamericano, entre otras cosas, por la forma en que están asentadas, -controlando inmensas extensiones de territorio-, a través de varios países donde infiltran y corrompen gobiernos, instituciones y sociedad, adquiriendo una influencia que les permite generar enfrentamientos entre países y regiones hermanas, a fin de mantener sus privilegios. Todo esto está demostrado por una considerable experiencia histórica en Latinoamérica.

Mosconi consideraba el petróleo como parte esencial de la política exterior, en función de los beneficios nacionales. La experiencia con la Iuyamtorg muestra que aunque Mosconi no era simpatizante comunista, asignaba al no-alineamiento un rol estratégico, con grandes posibilidades para el desarrollo nacional. Esto nos lleva a recordar que la historia latinoamericana muestra que el alineamiento de un país lo convierte en base de las transnacionales contra el resto de Latinoamérica y contra su desarrollo.

Notas

1. Para todas los pasajes donde no se indique otra cosa la fuente utilizada ha sido Larra, R. (1957) Mosconi, general del petróleo. Ed. Futuro, Argentina.

2. Mariaca B., E. (1966). Mito y Realidad del Petróleo Boliviano. Ed. Los Amigos del Libro, Bolivia.

3. Vaca N., Adolfo. (sde) Petróleo Vs País. La Fogata.

4. Foianini, D. (2002). Misión Cumplida. Fondo Editorial de los Diputados, Bolivia.

pablorone@gmail.com

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



15 - 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 21

min.

... a fondo

CSUTCB, máxima instancia superior de las rebeliones

Felipe Quispe Huanca *

La Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), como una organización de esencia y presencia de las naciones “indias”, cumple 35 años de vida revolucionaria. Ha sido una instancia superior, generó y regeneró las movilizaciones de los labriegos del agro y las ciudades, como una organización sindical ha (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

¿Será Argentina la primera en abandonar al sistema quebrado?

Dennis Small *

En un veredicto escrito por el idiota juez aristotélico Antonin Scalia, el 16 de junio la Corte Suprema de los Estados Unidos se (...)

Explorar El Capital

La actual crisis del capitalismo ha coincidido con un renovado interés en El Capital de Marx. La revista británica Socialist (...)

Capitalismo, violencia y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

De Libia a Venezuela pasando por Siria y México, Ucrania, Afganistan o Irak... en lo que va de la década actual hemos (...)

G77 + China: Elementos críticos para el debate

Carlos C. Peñaranda Pinto y C. Ernesto Peñaranda Sánchez

El grupo de los 77 es presentado como la organización intergubernamental más grande de los países en vías de (...)

la frase

Bolivia basa su demanda en las promesas formales de Chile que le ofreció a nuestro país un acceso soberano al mar

Carlos Mesa Gisbert

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014