Lunes 3 de agosto del 2015
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Política >> Relaciones exteriores
Actualizado el 2007-03-10 a horas: 23:21:50

“Cascos azules” bolivianos en Haití

Pablo Stefanoni

Las dudas que genera la forma en que el Ejército boliviano maneja la “caja” derivada de su intervención en Haití está comenzando a abrir un debate –aún muy incipiente- de mayores dimensiones: ¿Bolivia debe participar en esta misión de la ONU?, ¿la presencia boliviana en la república negra del Caribe es coherente con el discurso antiimperialista de su gobierno? La salida de los militares –a Haití y al Congo- fue una concesión del gobierno al Alto Mando militar, que encuentra en esas misiones al exterior una no despreciable fuente de ingresos.

Pablo Stefanoni

Contactos con el autor
close

Contacto con Pablo Stefanoni




13 - 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

Días atrás, el matutino La Razón reveló un descuento de alrededor del 27% que los militares bolivianos realizan a sus cascos azules, cuyo salario asciende a algo más de 1.000 dólares mensuales (con eso consiguen más de 300.000 dólares cada seis meses). Luego se sumó el semanario Pulso al denunciar la compra de material bélico y de transporte “por medio de un decreto presidencial de excepción” para llevarlo la isla caribeña junto con “camiones IVECO de Defensa Civil que, en estos días, son necesarios para socorrer a los inundados”. Bolivia tiene casi 300 efectivos en Haití y unos 200 en Congo, en el marco de un convenio firmado entre el Estado y Naciones Unidas antes del arribo de Evo Morales a la presidencia.Ese acuerdo fue el argumento esgrimido por el mandatario indígena para enviar militares al exterior y –según reveló el ex ministro de Hidrocarburos Andrés Soliz Rada- cerrar cualquier discusión en el gabinete. Luego, la salida fue aprobada casi administrativamente en el Parlamento, donde sólo algunas voces, como la del senador del MAS, Antonio Peredo, rechazaron participar de la “invasión”.La Misión de Estabilización de Naciones Unidas en Haití es comandada por Brasil e integrada, entre otros, por Argentina, Chile y Uruguay. Reemplazó a las tropas desplegadas por EE.UU. y Francia luego del derrocamiento de Jean-Bertrand Aristide en 2004, que para muchos, como el venezolano Hugo Chávez, fue “un golpe de Estado” francoestadounidense. Recientemente, el presidente René Préval solicitó la continuidad de la misión pero el pasado 7 de febrero alrededor de 100.000 haitianos exigieron la retirada de las tropas extranjeras y el retorno de Aristide. Son varios los cuestionamientos al accionar de estas “fuerzas de paz” en barriadas pobres como la favela gigante llamada irónicamente Cité Soleil (Ciudad Sol) y los “castigos colectivos” contra la población civil. “¿Con qué argumento nos opondríamos a que Bolivia sea objeto de agresiones similares, sobre todo en momentos en que tratamos de realizar profundos cambios estructurales, si avalamos la intervención militar en Haití?”, se pregunta Soliz Rada. En un contexto de integración “solidaria”, como el ALBA, quizás sea bueno preguntarse si el futuro de Haití –sumergida en una profunda desintegración social- será por la vía militar de la ONU o mediante la cooperación continental, independiente de las grandes potencias y en el marco de una visión latinoamericanista y articulada a los intereses de las empobrecidas mayorías populares haitianas.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



10 + 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 3

min.

... a fondo

Maquinaria despótica de la deuda infinita

Raúl Prada Alcoreza

Como sabemos la crisis orgánica del capitalismo, que se hace evidente desde la década de los setenta del siglo pasado, es una crisis de sobreproducción, administrad diferidamente, de manera intermitente, cada vez de manera más acuciosa, por los mecanismos financieros, que hoy funcionan como una inmensa malla que atrapa al mundo. El (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

La crítica desde adentro: ¿podrá Evo reencauzar el proceso?

Rolando Carvajal

Aymaras y otros sectores comienzan a desmarcarse del MAS. En casi diez gestiones de gobierno se administró 200.000 M$us y (...)

¿Cuál debería ser el proceder del CEUB?

Carlos Peñaranda Pinto *

Por resolución No. O26/2013 del XII Congreso nacional de Universidades (último Congreso) se aprobó el Estatuto (...)

Epistemología y composiciones subjetivas

Raúl Prada Alcoreza

Nada está aislado, nada tiene un solo atributo, nada es puro, ni tampoco esencia o sustancia; todo está acompañado, (...)

China-Latinoamérica, se fortalece la alianza estratégica

Fausto Triana y José Gabriel Martínez *

La Habana y Santiago de Chile (PL).- La reciente gira por cuatro países latinoamericanos del primer ministro de China, Li Keqiang, (...)

la frase

Si (Chile) respetaría el estado de derecho, no estaría cuestionando la competencia de La Haya en nuestra demanda

Evo Morales

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014