Jueves 24 de abril del 2014
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2006-01-03 a horas: 06:53:00

Elizardo Pérez y la organización de la escuela rural

Hans Mejia Vera*Lo que hizo grande a Elizardo Pérez no fue precisamente la defensa del sector educativo y del gremio al interior del aparato de administración estatal, no son las reivindicaciones salariales o la defensa del empleo seguro y permanente las ideas que le caracterizan. Inclusive, algunas de ellas y posiblemente las principales, no tengan nada que ver o estén en contra de estos intereses corporativos.

Este hombre nacido en La Paz y formado en la señorial Sucre comprendió que se debía conservar “…. entre los siste­mas ancestrales de organización social aquellos que, modernizados, pudieran dar carácter a nuestra condición de pueblo y en estado de recibir las más nuevas corrientes del progreso humano.”

Elizardo Pérez no creyó que el indígena tuviese como límite las tareas del campo, él fundó “un tipo de escuela social-económica, que prepara a los alumnos para desarrollarse en su medio, siendo mejores agricul­tores en el medio agrario, mejores mineros en el medio minero, me­jores ganaderos en el medio ganadero” pero puntualizó, “sin que esto quiera decir que nuestras escuelas cierran el paso a los alumnos mejor dotados y no los impulsen a la profundización de las disciplinas especulativas”, él esperaba que de su proyecto emerjan “indios políticos o científicos descubier­tos por la escuela campesina”.

Por esto, nunca consideró que sólo los docentes profesionales se hicieran cargo de la educación. Este notable profesor concibió los núcleos educativos -que eran escuelas ubicadas en sitios productivos con el espacio de acción de la comunidad- donde la escuela se convertía en un escenario muy influenciado por la más importante producción local, sin importar si en ese sitio se tenía mucha o poca población. Elizardo Pérez aclaraba que “nuestros peque­ños talleres no tuvieron nunca la finalidad de hacer artesanos, sino de poner en manos de la juventud indígena campesina (...), los medios de perfeccionar las pequeñas in­dustrias domésticas”. La idea profunda era abrirse al mundo de la producción social, con la tecnología y profesionales que le rodean, supeditados a los intereses de la comunidad.

Para garantizar que así fuese, retomó el concepto de Consejo de la comunidad, un despreciado concepto ancestral que es el reflejo de la alta capacidad de organización, administración y dirección que puede tener la comunidad indígena. La actual legislación educativa apenas la reconoce en la deforme figura de las juntas educativas. Es más, el sector educativo (autoridades administrativas y docentes) y en particular el gremio docente, rechaza toda posibilidad de que la comunidad esté por encima de la escuela, de sus administradores y docentes, les incomoda hasta la presencia de las Juntas Escolares cuando éstas cumpliendo nimias aunque muy importante funciones –por ejemplo- controlan la hora de ingreso de los docentes; sin duda desearían que todo se resolviera al interior del sector, entre el nivel más centralizado posible y la escuela, sin que la comunidad participe en su conducción y, mejor si todos fueran del gremio. Este es un oculto pero real acuerdo de facto, que da tolerancia al nivel central si éste se hace de la vista gorda de lo que acontece en el ámbito local. Un círculo por demás vicioso que ha hecho de la educación algo irrelevante y poco productiva.

Elizardo Pérez observó que los indios gobiernan y administran muy bien los recursos de la comunidad y de las escuelas, que disponen acciones con equidad y justicia, que registran detalladamente los productos y sus beneficios, que son capaces de resolver muchos problemas internos. A partir de esta observación concibe la escuela-ayllu, que es una escuela donde la comunidad participa y dirige la vida de la unidad educativa.

Resulta alentador que este espíritu y fuerza comunal esté intacto, aún existen en muchos lugares estructuras comunales en forma de Consejos, con variados nombres, que se sitúan por encima de la administración formal, y no me refiero a la simple cartera de Educación en la estructura sindical agraria. El Consejo de autoridades indígenas está conformado normalmente por personas respetadas por la comunidad y cuyos servicios hayan sido importantes, participan también las máximas autoridades sindicales en ejercicio, así como las autoridades del sector educativo, a sus sesiones pueden ser invitadas personas que no necesariamente están dentro del ámbito del sector educativo. Sus decisiones, aunque ilegales en el orden formal, son muy tomadas en cuenta por los afectados. Allí donde funciona un Consejo de autoridades, la escuela tiene un notable mejor desempeño.

Si se ha de dictar una norma legal que haga homenaje a este notable educador de los años treinta del siglo pasado, la misma tendría que empezar reconociendo la organización local como la encargada de dotarle de dirección y organización a la escuela. Sin duda, se plantearía en el ámbito administrativo el caso más extremo de descentralización, pero que quizás sea el nivel más efectivo. Así, el Consejo Amauta que planteó Elizardo Pérez como encargado de controlar todas las manifestacio­nes de la vida social de la comunidad, cobraría nueva vida y se proyectaría hacia una educación auténticamente inclusiva, participativa, pertinente y productiva.

Esta organización ancestral existe, y el estado debiera reconocerla y respetarla, no en el deforme papel de las juntas o consejos educativos actuales, privados de toda posibilidad de dirección y que se limitan al mero rol de apoyo, sino en el papel protagónico de conducción de todos los procesos educativos vinculados íntimamente con la producción y desarrollo locales.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



12 - 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 5

min.

... a fondo

García Linera y la república etnocida

Andrés Solíz Rada

García Linera y la República (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

García Linera y la república etnocida

Andrés Solíz Rada

García Linera y la República etnocidaÁlvaro García Linera (AGL), en folleto titulado “Identidad (...)

Ley Minera del MAS: privatista y anti-indígena

Carlos Arze Vargas *

La Ley Minera ratifica la preeminencia de la actividad minera sobre otras actividades productivas como la agricultura, por lo que sus (...)

El mundo del K‘aqchiu

Raúl Prada Alcoreza

K‘aq es el sonido al picar la piedra; por onomatopeya se llamó a estos picadores de la roca k‘aqchirus, a su actividad (...)

Trabajo infantil, una dolorosa herida también en Latinoamérica

Cira Rodríguez y Leovani García Olivares *

La Habana, Bogotá, Santiago de Chile, Quito y Brasilia (PL).- La existencia de 168 millones de niños víctimas del (...)

la frase

El Presidente Evo es la resurrección del pueblo indígena, el Presidente Evo es como Cristo resucitado…

Álvaro García Linera, Vicepresidente de Bolivia

Por quién votará en las elecciones de 2014

  • Evo Morales Ayma
  • Juan del Granado
  • Samuel Doria Medina
  • Rubén Costas
  • Nuevo Partido de la COB
  • Votaré blanco o nulo

Encuesta vigente desde el 01-07-2013

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014

OraculoUmaLuna