Lunes 28 de julio del 2014
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Documentos >> Discursos
Actualizado el 2004-04-13 a horas: 22:29:11

Discurso de Carlos Mesa en el acto de posesión de su nuevo gabinete

Discurso de Carlos Mesa en el acto de posesión de su nuevo gabinete

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

Discurso de Carlos Mesa en el acto de posesión de su nuevo gabinete

Estamos en un momento crucial de nuestro gobierno y en un momento crucial para el país, ¿por qué un cambio de gabinete en este contexto?, Porque tenemos que emprender tareas claras e inequívocas que surgieron de los acontecimientos de octubre del 2003 y que fueron parte esencial de mi compromiso con Bolivia el 17 de octubre del año pasado, día en que tomé posesión como Presidente de la República.

Ese mandato tiene que traducirse en acciones muy claras en el ámbito de los hidrocarburos y en el ámbito de nuestra política energética. Ese mandato tiene que traducirse en la capacidad que el gobierno debe desarrollar en el más corto plazo de gestión eficiente, que incluya respuesta a las demandas de la sociedad en el ámbito económico y social, y que se traduzca en inversión económica y en inversión social, que acompañe un proceso de reactivación económica que se está dando por un conjunto de condiciones externas e internas muy positivas, que nos permiten vislumbrar con optimismo los resultados económicos de la Nación.

Tiene que ver con la necesidad de lograr que entendamos todos -y hacer la gestión para ello-, que el Tesoro General de la Nación requiere con urgencia mayores ingresos que le permitan trabajar respondiendo a los desafíos de educación, de salud, de pensiones y de otros temas conexos; tiene que ver, en suma, con un gabinete cuyos desafíos están claramente marcados en estos aspectos fundamentales.

Quiero agradecer a los ministros de Estado que me han acompañado hasta el día de hoy, y que hoy dejan el gabinete, porque su trabajo ha sido esforzado, su trabajo ha sido fundamentalmente honesto y transparente, han mostrado una vocación patriótica que quiero agradecer públicamente.

Quiero plantearles a los nuevos miembros del gabinete y a los nuevos delegados presidenciales, que respondan exactamente a los parámetros de este desafío que se traduce en el cumplimiento de la agenda de octubre.

Quiero que quede absolutamente claro que en el ámbito del proceso de capitalización estoy nombrando un delegado presidencial cuyo conocimiento, cuyo prestigio, cuya honestidad garantizan el absoluto compromiso del gobierno de continuar el proceso de revisión y mejora de la capitalización.

En el contexto de lo que el país requiere y de este nuevo gabinete, el nombramiento y la creación de un delegado presidencial para el desarrollo institucional hace a un aspecto fundamental: no podremos construir una democracia coherente sino fortalecemos la institucionalidad, no solamente del poder Ejecutivo sino del conjunto de las instituciones de la Nación.

Permítanme dibujar con claridad el mandato que tienen ustedes como ministros y como delegados.

El 17 de octubre hice 3 compromisos: la convocatoria a una asamblea constituyente, la convocatoria a un referéndum sobre el tema del gas, la presentación en consecuencia de una nueva Ley de Hidrocarburos.

El tema de la Asamblea Constituyente sigue siendo una prioridad de este gobierno, pero los tiempos de su aplicación nos permiten trabajar la asamblea, el diseño y el proyecto y la visión que nosotros tenemos; espero que junto al Parlamento, en un tiempo que todavía nos permite la posibilidad de desarrollar ese trabajo. Tengan cierto que está dentro de mi agenda y de la agenda de este gobierno.

El referéndum. El pasado 26 de febrero presenté a consideración del Parlamento nacional un proyecto de ley del referéndum, con el objetivo de contar con el instrumento que le permita al gobierno nacional presentar al país una política energética en un referéndum con preguntas concretas, para que los bolivianos y las bolivianas le digan al conjunto de la sociedad, qué es lo que quieren, qué es lo que queremos hacer con nuestro gas y con nuestra política energética.

He esperado pacientemente al Congreso Nacional, hemos trabajado ardua e intensamente para tratar de que el Congreso entienda la urgencia y entienda el compromiso, no solamente del Presidente de la República, sino el compromiso de la sociedad boliviana en un tema que hace al futuro económico y que hace a la viabilidad del país.

Lamentablemente, el Congreso Nacional, hasta el día de hoy, no ha aprobado este proyecto de ley de referéndum. El país no puede esperar, el país demanda de este gobierno el cumplimiento de sus compromisos y de pronto tiene la sensación de que es nuestra incapacidad como gobierno, nuestra falta de decisión, nuestra falta de ideas claras, lo que ha provocado que no hayamos hecho esa convocatoria.

Para que no hayan equívocos, para que el país sepa que estoy absolutamente comprometido con el referéndum, he decidido, y quiero comunicarlo a la Nación, que hoy estoy haciendo la convocatoria al referéndum sobre la política energética que los bolivianos y las bolivianas tienen que decidir.

Esta decisión muestra mi clara voluntad, mi claro compromiso de algo básico: cumplir mi palabra a través de un instrumento legal. Esa convocatoria será conocida en detalle por todos ustedes en los próximos minutos, esta decisión marca plazos que Bolivia tiene que darse y rompe esferas que Bolivia no puede darse el lujo de continuar.

Obviamente el referéndum está vinculado a una política energética, y en el tema de una política energética es indispensable la presentación de un proyecto de Ley de Hidrocarburos, fue un compromiso del gobierno y es un compromiso que cumplo hoy día.

Voy a presentar mañana, a las 10 de la mañana, ese proyecto de ley a consideración de la sociedad boliviana, voy a presentar ese proyecto de ley en todos los ámbitos de nuestra sociedad, vamos a presentar detalladamente a los comités cívicos, a la Central Obrera Boliviana, a la Confederación Sindical Unica de Trabajadores Campesinos de Bolivia, a todos y cada uno de los partidos con representación parlamentaria, a las organizaciones empresariales de Bolivia, a organizaciones que están vinculadas en el ámbito social, por ejemplo, los trabajadores del volante o los choferes, como se los conoce también, como parte de ese escenario global, a la comisiones pertinentes de la Cámara Alta y de la Cámara Baja, la comisión del Hidrocarburos, la comisión de Economía que tiene el Parlamento Nacional.

A lo largo de los próximos 15 días el Ministro de Hidrocarburos y su equipo tienen el encargo del Presidente de la República de presentar a Bolivia entera, nuestra visión y nuestro proyecto de Ley de Hidrocarburos, que entendemos, es un proyecto consistente de política energética de largo plazo.

Una vez que hayamos terminado de hacer esa presentación, haremos la presentación formal al presidente del Congreso Nacional para que el Congreso tome en consideración y apruebe ese proyecto de ley.

Este es un elemento básico, es el cumplimiento de un compromiso del Presidente del República. ¿Por qué no presenté el proyecto de Ley de Hidrocarburos antes?, Por la simple y sencilla razón de que yo encuentro una ligazón absoluta, entre el referéndum y la Ley de Hidrocarburos. Esperaba la aprobación de la ley del referéndum para poner a consideración del Parlamento este proyecto. Lamentablemente, ya lo he dicho, fue el Parlamento el que se retrasó y hasta hoy no ha aprobado ese proyecto de ley. Como tampoco podemos esperar los bolivianos y las bolivianas a que eso ocurra, la presentación a consideración del país de este proyecto de ley, forma parte de mi decisión política clara en esta dirección.

He comprometido en el mensaje que dí a principios de año, cuatro pilares fundamentales que son la columna vertebral de nuestro proyecto de ley: primero la recuperación de la soberanía y de la propiedad de nuestros hidrocarburos, por una razón esencial, porque creemos que los hidrocarburos son estratégicos para nuestra economía y para nuestra política general, porque los hidrocarburos deben ser parte de nuestra política interior y nuestra política exterior.

La propiedad de Bolivia de los yacimientos de hidrocarburos tiene que quedar absolutamente clara, y quedar absolutamente claro que esa propiedad se traduce en una política adecuada de precios internos. Tiene que quedar absolutamente claro que a partir de esta nueva ley, es el Estado boliviano, a través de la Superintendencia el que establece la autorización para la venta de nuestro gas y la exportación de nuestro gas, y que eso nos permite un manejo en función de los intereses de la Nación en todo lo que hace a la producción y exportación de un elemento de tanta riqueza y de tanta importancia.

El segundo aspecto fundamental, es un nivel de impuestos que sea justo y que responda a los intereses de Bolivia, en la misma medida en que hasta ahora ha respondido a los intereses de las empresas petroleras.

Hemos decidido la creación de un impuesto complementario a los hidrocarburos, con el objetivo de llegar al 50 por ciento de ingresos en favor de Bolivia, no un 50% inalcanzable, no un 50% teórico, estoy hablando de un 50% con fecha fija, y estoy hablando de un 50% real. Aquí no queremos subterfugios, y queremos decirlo con absoluta claridad. El detalle de esta propuesta la va a conocer el país en la presentación que haga a lo largo y ancho de la patria, el Ministro de Hidrocarburos.

Adicionalmente mantenemos el impuesto a las remesas que subirá el ingreso de Bolivia a más del 50%, y hay que considerar que contemplando el concepto de, descontando las regalías y los costos de operación, el Estado boliviano recibe un porcentaje todavía mayor, pero en el punto de partida lo que estamos buscando es un 50% real en favor del Estado boliviano.

Ese impuesto complementario a los hidrocarburos beneficiará al Tesoro General de la Nación, pero también beneficiará adicionalmente a los departamentos productores. Vamos a respetar las regalías contempladas hoy sin modificar ni su cálculo ni su resultado final. Eso lo vamos a respetar religiosamente, pero adicionalmente queremos que los departamentos productores reciban un beneficio directo de los ingresos del Impuesto Complementario de Hidrocarburos.

También estamos considerando un ingreso especial para los departamentos no productores de hidrocarburos y un impuesto -o una parte de ese impuesto-, que vaya en beneficio de las exportaciones no tradicionales de Bolivia para no quedar prisioneros de un producto, que en el largo plazo podría limitar las posibilidades de expansión y de desarrollo del país.

Por supuesto una parte fundamental de ese impuesto irá al Tesoro General de la Nación con el objetivo de equilibrarlo,- en un momento tan difícil como éste esta es una meta-, pero sobre todo para poder llevar adelante inversiones en educación, en salud y en pensiones.

Esta es una idea fundamental, es el corazón de una ley que los bolivianos han pedido: que los ingresos para el país sean equivalentes y lleguen al 50%.

Hay otro pilar fundamental que se llama fortalecimiento de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos. La ley considera a Yacimientos como un acopiador y un vendedor; considera a Yacimientos como una empresa que suscribe contratos a nombre del Estado boliviano; considera a Yacimientos como una empresa que puede perfectamente trabajar asociada en contratos de diversa naturaleza con inversionistas que le permitan la recuperación de su fuerza.

¿Por qué mecanismo?, A partir de la consideración en el referéndum de que los bolivianos decidan si quieren que las acciones de las empresas capitalizadas vinculadas a los hidrocarburos, pasen a propiedad de Yacimientos y sean su punto de partida de fortalecerlo como una empresa que es contraparte, que tiene fondos propios y que puede invertir de manera significativa. Hay otros elementos complementarios que ratifican en la ley el fortalecimiento explícito de Yacimientos.

Cuarto y último pilar: fomento a la industrialización. Se traduce fundamentalmente en un conjunto de beneficios impositivos y exenciones impositivas a todos aquellos que vayan hacer inversiones en el ámbito de la industrialización. Hay un conjunto de medidas concretas de excepción: permitirles la construcción de ductos cuando estos tienen como destino una planta que en Bolivia va a producir un valor agregado que nos lleve a las gasquímica o la petroquímica.

Esta ley está bajo el amparo de la idea de que los hidrocarburos son estratégicos, que son recursos naturales que tienen un valor fundamental, político, económico y social y está cumpliendo mi compromiso de mejores impuestos, orientación hacia la industrialización, fortalecimiento de Yacimientos y recuperación del concepto de soberanía y propiedad.

Tenemos también una tarea inmediata, una decisión específica vinculada a esta delicada cuestión: la posibilidad de vender gas natural a la Argentina en virtud de una situación de emergencia.

El compromiso del Presidente ha sido: no se venderá gas ni se exportará gas hasta que el referéndum no haya sido hecho y no se haya tomado una decisión.

Asumo y entiendo que el tema de Argentina es el tema de una emergencia, una emergencia que se traduce en la necesidad de cubrir un momento muy difícil como es el invierno en una circunstancia en la que la producción de ese país ha sufrido problemas.

Nuestra decisión es: a través de un Decreto Supremo, autorizar al ministro de Hidrocarburos la suscripción de un acuerdo con la república Argentina para la venta de gas en condiciones de emergencia.

Entiendo perfectamente la sensibilidad de los bolivianos y las legítimas exigencias para garantizar que eso no es una forma disfrazada de favorecer a empresas o de favorecer a terceros. Las condiciones para que esa venta del gas puedan hacerse, están claramente estipuladas en el decreto, y pueden traducirse de la siguiente manera: el ministro está autorizado a suscribir un contrato por un tiempo máximo de 6 meses, renovables siempre y cuando el referéndum así lo permita. Segundo, es un contrato que hace el Estado boliviano a través de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos. Este es un elemento clave que comienza a aplicar nuestra filosofía de que Yacimientos es un acopiador y vendedor del Estado boliviano.

Tercero: la cantidad máxima de gas que puede venderse es de 4 millones de metros cúbicos por día, y nada más que eso, porque entendemos que se trata de una emergencia. Cuarto, el precio que tendrá que referirse a lo que son los precios promedio existentes, debe considerar un ingreso específico a Yacimientos, un ingreso adicional a Yacimientos por la operación de venta, y ese es un ingreso que beneficia directamente al Estado boliviano y al Tesoro General de la Nación.

Y finalmente, la condición que Argentina tiene que avenirse a firmar de que ni una sola molécula de ese gas puede ser vendido a Chile. Si estas condiciones son aceptadas por la Argentina, estamos dispuestos a hacer esa venta, y creo, resguardando lo que son exigencias de la sociedad boliviana muy concretas.

Este es un tema fundamental, es una decisión tomada por el gobierno de Bolivia con responsabilidad, garantizando y guardando todos aquellos elementos de demanda y de exigencia de la sociedad y del pueblo boliviano sobre este tema, que espero comprendan claramente a través de mi explicación, y cuando ustedes puedan leer el decreto podrán comprobar que efectivamente esta es la línea que vamos a llevar adelante.

Estos son algunos elementos fundamentales que hacen a este momento que está viviendo el país. Mi responsabilidad es gobernar, mi tarea en este contexto es llevar adelante iniciativas que el país planteó y que yo me comprometí a llevar adelante.

Por supuesto señores ministros, señores delegados, hay otras tareas que hacen y son esenciales y complementan este largo y muy profundo trabajo de cambio que estamos llevando adelante, estoy absolutamente persuadido de que ustedes lo harán, quienes se mantienen en el gabinete con la misma responsabilidad y el mismo esfuerzo y quienes llegan a el, atendiendo lo que significa la tarea y el desafío histórico que nos toca a todos.

Voy a tomar ahora el juramento a sus cargos...

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



13 + 2 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 13

min.

... a fondo

CSUTCB, máxima instancia superior de las rebeliones

Felipe Quispe Huanca *

La Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), como una organización de esencia y presencia de las naciones “indias”, cumple 35 años de vida revolucionaria. Ha sido una instancia superior, generó y regeneró las movilizaciones de los labriegos del agro y las ciudades, como una organización sindical ha (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

¿Será Argentina la primera en abandonar al sistema quebrado?

Dennis Small *

En un veredicto escrito por el idiota juez aristotélico Antonin Scalia, el 16 de junio la Corte Suprema de los Estados Unidos se (...)

Explorar El Capital

La actual crisis del capitalismo ha coincidido con un renovado interés en El Capital de Marx. La revista británica Socialist (...)

Capitalismo, violencia y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

De Libia a Venezuela pasando por Siria y México, Ucrania, Afganistan o Irak... en lo que va de la década actual hemos (...)

G77 + China: Elementos críticos para el debate

Carlos C. Peñaranda Pinto y C. Ernesto Peñaranda Sánchez

El grupo de los 77 es presentado como la organización intergubernamental más grande de los países en vías de (...)

la frase

Juan Evo Morales Ayma no ganará las próximas elecciones, pero las comprará, (ya) las está comprando…

Semanario Aquí

Por quién votará en las elecciones de 2014

  • Evo Morales Ayma
  • Juan del Granado
  • Samuel Doria Medina
  • Rubén Costas
  • Nuevo Partido de la COB
  • Votaré blanco o nulo

Encuesta vigente desde el 01-07-2013

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014

OraculoUmaLuna