Domingo 14 de febrero del 2016
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2004-01-29 a horas: 12:09:25

La refundación de Bolivia

La refundación de Bolivia Ramón Rocha Monroy Somos pasmosamente aficionados a las palabras que suenan a bombo y sonaja, y en esa línea nos hemos dejado cautivar por una que, más que refundar, retumba. Es la palabra "refundación".

Ramón Rocha Monroy

Ramón Rocha MonroyOjo de vidrio: Publicó las novelas: ¡Qué solos se quedan los muertos!-Vida de Antonio José de Sucre (Ed. El País, 2006), Potosí 1600 (Premio Alfaguara 2001), Ladies Night, La Casilla Vacía, Ando volando bajo (Premio Guttentag 1994), El run run de la calavera (Premio Guttentag 1983), Allá Lejos (Ed. Los Amigos del Libro, 1978). Inició su carrera literaria con Pedagogía de la Liberación (Premio Franz Tamayo de Ensayo 1975). Tiene dos libros de crónica gastronómica: Crítica de la sazón pura, Todos los cominos conducen aroma y La importancia de vivir en Cochabamba. Es también guionista de cine.
Blog clandestino

Contactos con el autor
close

Contacto con Ramón Rocha Monroy




11 - 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

La refundación de Bolivia

Ramón Rocha Monroy

Somos pasmosamente aficionados a las palabras que suenan a bombo y sonaja, y en esa línea nos hemos dejado cautivar por una que, más que refundar, retumba. Es la palabra "refundación".

Refundación de Bolivia. Suena a borrón y cuenta nueva: el pasado no existe más y a partir de nosotros nace un nuevo país, acaso una nueva nación.

Esos entusiasmos típicos de toda crisis suelen disiparse por lo general con un examen sereno del pasado, de la memoria histórica e institucional. En ese orden, la verdadera refundación del país ha ocurrido hace veintidós años, el 10 de octubre de 1982, con la democracia.

Esto es lo más sensato que he escuchado en medio de los brotes regionales de la histeria colectiva: el inicio de una auténtica vida democrática en el país ha revolucionado las prácticas políticas y sociales, ha creado múltiples espacios de expresión, ha exigido transparencia en el manejo de la cosa pública desde la sociedad, ha multiplicado los mecanismos institucionales o espontáneos de fiscalización social sobre los servidores públicos, pero, por sobre todo, nos ha permitido reconocernos en un gran escenario horizontal multiétnico, multicultural, plurilingüe, con reivindicaciones de generación y género plasmadas en leyes.

En ese ciclo de refundación del país hay una cúspide: los acuerdos del 9 de julio de 1992 en los cuales los bolivianos planteamos al Estado la agenda pública de la última década que ha sido cumplida casi en su totalidad con la creación del Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo y el Consejo de la Judicatura; las nuevas leyes electorales que garantizan comicios limpios, la ley SAFCO y la costumbre de elegir a los funcionarios públicos de jerarquía por dos tercios de votos congresales. Únicamente han quedado pendientes la ley de industrialización de la hoja de coca y el cumplimiento global de la ley de descentralización, pues ésta tenía dos vertientes, una regional y otra municipal. El gobierno de Sánchez de Lozada optó por desarrollar la descentralización municipal con la ley de participación popular y postergar la descentralización regional, pero eso no quiere decir que no se haya previsto la posibilidad de crear autonomías o cualquier otra forma de gestión al margen del centralismo del viejo régimen.

Hubo un factor de distorsión de este proceso que, de no corregirlo, puede ser letal: la política económica neoliberal, que dilapidó nuestro patrimonio con la Capitalización. Por eso corregirla y enmendarla, ya que no podemos suprimirla, será un ejercicio de reconducción de la democracia. Hubo también un factor secundario: que los líderes populares de hoy se niegan a reconocer los avances del proceso democrático y, más aún, los desarrollos pendientes, que no son contradictorios con el ciclo iniciado en 1982. En definitiva, no se puede imaginar una forma de estado o de sociedad que no esté basada en una ampliación de la democracia, es decir, de esa señorita de 22 años que engendramos y criamos con dificultades, es cierto, pero con gran esperanza en su porvenir.

Otros artículos del mismo autor

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



8 * 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 3

min.

... a fondo

Nuevos incentivos: retribución efectiva da a petroleras 74,5%; al Estado, 25,5%

Carlos Arze Vargas

La política de otorgar incentivos a las empresas transnacionales, bajo el pretexto de que se lograría un aumento significativo en la producción de petróleo, revierte la distribución establecida por la Ley de Hidrocarburos y la propia “nacionalización” del actual gobierno, que determinaban que el Estado debería recibir el 50% del (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El canal de TV de Evo Morales ganó más de Bs 2,1 millones con la propaganda del Estado

Redacción Bolpress

El canal de televisión Abya Yala fue creado, montado y equipado a fines de 2012 con los 3 millones de dólares que (...)

¿Fin de ciclo o ciclo del fin?

Rafael Bautista S. *

Una grandilocuente narrativa invade los cielos que habían proyectado los procesos populares en Latinoamérica. Se anuncia su (...)

No basta decir que NO, pero es el primer paso

Huáscar Salazar Lohman *

Frente a una posición oficialista poco creativa que utiliza el argumento demagógico de que no votar por el SÍ es (...)

Alimentar a las ciudades, un desafío clave para el desarrollo sostenible

Berlín y Roma.- Ofrecer una alimentación sana a la creciente población urbana del planeta requiere forjar (...)

la frase

Se viene el estallido… Y ya no hay ninguna duda, se está pudriendo esta basura, fisura ya la dictadura del Rey…!

Bersuit, Libertinaje

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014