www.bolpress.com Posts

El trigo boliviano

F. Xavier Iturralde

Publicado el: noviembre 16, 2007 3 min.

Es de bajo rendimiento, lo que plantea un problema, ya que la inflación mundial del 2008, tendrá en este producto a una de sus mayores incidencias, paralelamente al oro y petróleo. ¿Es una solución subvencionar su producción local? Muchos afirman que si los Estados Unidos lo hacen, ¿por qué no Bolivia?

Hasta el siglo XIX la producción de trigo cubría la demanda en nuestro país. Con la Reforma Agraria de 1953, la demanda de trigo fue atendida con la donación de los Estados Unidos que impidió una hambruna generalizada y vino el PL480. Paralelamente, el consumo se incrementó y el trigo pan, entre otros tipos de trigos, pasó a ser lo más importante en la dieta de los bolivianos, Bolivia es Panlandia, cuya producción local atiende apenas el 20% del consumo total, lo que plantea un déficit cada vez más creciente.

Motivo por el que se importó trigo en grano para las molineras con plazo de pago de 180 días, lo que se convirtió en un atrayente negocio de las molineras, las que depositaban sus ventas adelantadas de harina en plazos fijos bancarios contra intereses. Se decía que molían dólares. Recién en 1985 se suspendió esta subvención con el DS 21060. Al 1991, José Justiniano incentivó la producción de trigo de invierno, cuyos resultados no fueron alentadores, salvo la cosecha del primer año. A tal punto que en 1995, la Comunidad Andina adopta un diferimento del Arancel Externo Común por razones de emergencia nacional en Bolivia para la harina de trigo, entre otros productos agrícolas. Los rendimientos de la tonelada métrica de trigo por hectárea en Bolivia, son los más bajos con los de Ecuador en Sudamérica, incluso inferior a 1 TM por hectárea, salvo el producido en Okinawa que logra 3 TM. De subvencionarse la producción de trigo en Bolivia, tendría que ser a través de Okinawa.

El de Chile es superior a 5TM, por arriba del de Argentina . Evidentemente depende de la variedad genética, condiciones ambientales como ser suelo y agua. Los mejores rendimientos son los europeos, por lo que muchos productores tratan de incorporar el geoplasma europeo de alto rendimiento. Irán, por ejemplo, con 67 millones de habitantes casi se abastece y antes era importador. Pero su rendimiento no supera 3TM por hectárea, mientras que Egipto logra 6,4 TM, casi un poco más que el Paraguay. Los Mexicanos se sitúan en algo más de 7TM y los Estados Unidos por arriba. El más alto rendimiento de China llega a 3,5 TM, por lo que últimamente está aprendiendo de Chile. Entre los principales productores en el mundo de trigo están China, India, Estados Unidos, Australia, Alemania, Pakistán, Turquía. Los mayores importadores son Italia, Brasil, y España, entre toros.

Los rendimientos del trigo boliviano no son interesantes, salvo los de Okinawa, japoneses y sus descendientes en Santa Cruz, que podrían ser incentivados en un contexto de una política estatal que castigue rendimientos por debajo de los del promedio mundial de 3TM por hectárea.

Atrás