www.bolpress.com Posts

Bolivia: La nueva Ley de Hidrocarburos

Publicado el: enero 31, 2004 4 min.

Bolivia: La nueva Ley de Hidrocarburos
Andrés Soliz Rada
La nueva ley de hidrocarburos que debatirá el Congreso nacional definirá el destino del país en las próximas décadas, Su artículo primero marcará su orientación y alcances. Sobre esas bases, proponemos que sea redactado en los siguientes términos: Por norma constitucional, los yacimientos de hidrocarburos, cualquiera sea el estado en que se encuentren o la forma en que se presenten, son de dominio directo, inalienable e imprescriptible del Estado. Ninguna concesión o contrato podrá conferir la propiedad de los yacimientos o del gas y del petróleo en boca de pozo.

Bolivia: La nueva Ley de Hidrocarburos

Andrés Soliz Rada

La nueva ley de hidrocarburos que debatirá el Congreso nacional definirá el destino del país en las próximas décadas, Su artículo primero marcará su orientación y alcances. Sobre esas bases, proponemos que sea redactado en los siguientes términos: Por norma constitucional, los yacimientos de hidrocarburos, cualquiera sea el estado en que se encuentren o la forma en que se presenten, son de dominio directo, inalienable e imprescriptible del Estado. Ninguna concesión o contrato podrá conferir la propiedad de los yacimientos o del gas y del petróleo en boca de pozo.

Con esa redacción quedará abrogado el decreto 24806, de 4-7-97, dictado por Gonzalo Sánchez de Lozada (GSL), dos días antes de terminar su primera presidencia, en cuyo anexo se confiere la propiedad de los hidrocarburos en boca de pozo a las transnacionales.

La redacción que proponemos se encuadra estrictamente en el artículo 139 de la Carta Magna y elimina la inconstitucionalidad del Decreto 24806, que

transfiere la propiedad de los hidrocarburos, sin tomar en cuenta que cualquier enajenación de bienes públicos (y los hidrocarburos también lo son), debe ser autorizada por el parlamento nacional, en cumplimiento del artículo 59, inciso 7º de la ley de leyes.

Si los ujieres de las petroleras se rasgan las vestiduras por el artículo propuesto, corresponde recordarles que la propiedad estatal de los hidrocarburos en boca de pozo fue reconocida por el Código Davenport, de 1956, y por las Leyes de Hidrocarburos dictadas por Banzer, en 1972, y Paz Zamora, en 1990, las que determinaban que el Estado propietario pagaba a las compañías con gas o petróleo, en boca de pozo, en los porcentajes

previamente acordados.

El Estado propietario de los hidrocarburos en boca de pozo recuperará el derecho de fijar los precios del gas y del petróleo en el mercado interno, con lo que terminará el insólito abuso por el cual las petroleras nos extorsionan aplicándonos precios internacionales sobre hidrocarburos que son nuestros y que salen de nuestro subsuelo.

Resulta fundamental, además, que el artículo primero reproduzca de manera textual la última parte del artículo 139 de la Constitución Política del Estado, que dice: “Este derecho (el de explorar, explotar, comercializar y transportar hidrocarburos) lo ejercerá (se refiere al Estado) MEDIANTE ENTIDADES AUTARQUICAS o a través de concesiones y contratos por tiempo limitado, a sociedades mixtas de operación conjunta o a personas privadas, conforme a ley”.

La ley “gonista” de 1966, ha amputado la Carta Magna, al determinar que la exploración, explotación, comercialización y transporte de hidrocarburos se haga NECESARIAMENTE a través de contratos de riesgo compartido, es decir de transnacionales, con lo cual Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), que es una entidad autárquica, ha quedado reducida a la condición de empresa residual y sumida en la ilegalidad, ya que está prohibida de participar en la actividad hidrocarburífera.

YPFB, al recobrar su legalidad, podrá impedir que las compañías fijen a capricho los precios de exportación de nuestro gas, como ocurre actualmente, y estará en condiciones de participar en los proyectos de industrialización y exportación del gas en beneficio de los bolivianos.

Atrás