Press "Enter" to skip to content

Será el martes 25 en santa Cruz

Chile y Bolivia intentarán acuerdo para superar incidentes de frontera

Redacción Bolpress
Publicado el: 8 julio, 2017 15 min. + -

La ministra de Comunicación, Gísela López, afirmó que la reunión del Comité de Fronteras de Chile y Bolivia, pautada para el 25 de julio en la ciudad de Santa Cruz, debe consensuar protocolos que resuelvan incidentes fronterizos y no solamente una agenda de trabajo, informó la agencia estatal ABI.

“No es una reunión para hacer una agenda, es una reunión para tomar decisiones, es una reunión de trabajo, donde se deben consensuar los protocolos necesarios para poder resolver cualquier incidente fronterizo”, explicó a los periodistas en Palacio de Gobierno.

Recordó que esa reunión se enmarca en la necesidad de derribar muros y en la búsqueda de una verdadera integración entre ambas naciones.

“Cuando el Presidente habla de otras políticas de relacionamiento, es concordante la decisión que toma el Presidente con su mensaje por un lado y por otro lado era necesario plantear este espacio”, subrayó.

El pasado martes, Morales confirmó que los cancilleres de Bolivia y Chile se reunirán el 25 de julio en la ciudad oriental de Santa Cruz para retomar las reuniones del Comité de Fronteras.

El Jefe de Estado dijo que en ese encuentro se deben analizar de manera directa los temas fronterizos y no establecer una agenda de trabajo, como pretende La Moneda.

 (En la imagen, abajo, el ministro Romero junto a jefes policiales chilenos, durante el retorno de los carabineros-Foto RREE/Bolivia)

En reacción al pedido de Bolivia para establecer procedimiento de solución de incidentes en frontera, el canciller chileno había recordado al comenzar  la semana que “en marzo de este año propusimos por escrito convocar al comité de fronteras, que abarca situaciones policiales, de territorio y muchos otros ámbitos. Propusimos la ciudad de Arica. Hoy es el 10 de julio y aún el gobierno boliviano no ha respondido a nuestra invitación”, dijo Heraldo Muñoz, al calificar como   “atinada” la decisión de Bolivia de devolver a los dos carabineros chilenos.

Sin embargo, rechazó que se compare el caso con lo sucedido en marzo pasado, cuando su país se negó a tratar por la vía diplomática la detención de 9 funcionarios bolivianos.

“Las dos situaciones no resultan comparables, porque el caso de los nueve bolivianos detenidos en Chile, se siguió un debido proceso y habían acusaciones bastante serias del Ministerio Público (…) en el caso de los carabineros estaban siguiendo un vehículo que se sospechaba era robado y cruzaron la frontera de manera insospechada. No cometieorn ningún delito”.

El ministro de Gbierno, Carlos Romero reveló el pasado domingo, en la entrega que un sector de ministros del gabinete de  Morales apuntaba a llevar a los dos carabineros a los estrados judiciales, pero que al final el presidente Morales fue el que decidió.
Entre la posiciones divididas sobre el procedimiento a seguir, una parte queria  aplicarles  justicia y otros, “actuar en la línea de los últimos años”, sostuvo.

Los carabineros fueron devueltos a la policía de sus país  en el paso de Tambo Quemado-Chungara, casi al borde departamental entre Oruro y La Paz, la tarde de este domingo

 

“Nos parece extraño, no tuvimos contacto con autoridades chilenas; parece que el gobierno de Chile no se preocupa por sus ciudadanos”, indicó el mandatario boliviano por redes sociales la mañana de este domingo.

La devolución inmediata de los uniformados del país vecino, respetando sus derechos humanos, es una decisión del Estado Plurinacional adoptada luego de que por separado Evo y su colega chilena Michelle Bachelet analizaron  entre viernes y sábado diferentes perspectivas de retaliación o condescendencia en nuevo “conflicto”, como denominó a la tensa situación este sábado el mandatario boliviano.

A poco de sucedia la transgresión el Consulado chileno en La Paz entregó dos notas diplomáticas a la Cancillería boliviana sobre el caso, se informó en Chile. En la primera se solicitó la liberación de los carabineros y luego se reclamó que Bolivia le negara el permiso a Óscar Pettinger, un agregado policial chileno, para que visite a los uniformados.

Las solicitudes  no fueron comentadas por ninguna autoridad boliviana, consignó esta mañana El Deber. Sin embargo, el senador chileno y presidente de la comisión de Derechos Humanos del Congreso de su país, Alejandro Navarro, no tuvo obstáculo alguno para reunirse con los carabineros.

“Que yo sepa (no hubo) ninguna comunicación, un Subsecretario creo que llamó al Ministro de Gobierno para decir: lo que ustedes decidan, textualmente. No tengo información que alguien haya hecho gestiones oportunas para la liberación de los carabineros, también a través de la Cancillería supe que no hubo contacto directo del Canciller para hacer gestión de los dos hermanos carabineros”, dijo el presidente a los periodistas.

Un video registrado por EMOL/El Mercurio registra que  el suboficial Jaime Rubén Pezo y el cabo Nicolás Morales entregaron su versión de los hechos en una conversación con el senador chileno Alejandro Navarro.

“Lamentablemente, íbamos en persecución de un vehículo que levantó tanta tierra, que no nos dimos cuenta cuando no habíamos pasado de la frontera”, dijeron.

Alegaron que se  se encontraban realizando labores de patrullaje cerca del paso Ujina Ollagüe cuando se pasaron al lado altiplánico debido a un persecución a un vehículo sospechoso.

En contraste con esta versión, la policía boliviana señaló que “nunca detectó” dicho automóvil.

Los detenidos serán retornados según el presidente Morales, como una muestra de que “el odio y la venganza se vencen con clemencia y tolerancia” y respetando “la integridad física e intelectual” de los carabineros.

LARGAS CAVILACIONES

Después de largas horas de reserva, salpicadas de comunicados contradictorios atribuidos al ministerio de Gobierno, Bolivia dio a conocer el sábado que los cargos contra dos carabineros chilenos detenidos en el altiplano por transgredir la frontera, son, además, resistencia e intento de fuga, contrabando y porte de armas.

El mismo presidente Evo Morales se sumió en un mutismo sobre el nuevo conflicto binacional, mientras sus principales colaboradores no mostraban signos de tener escenarios de coyuntura para una nueva ola de tensión con Chile, según observadores diplomáticos, a una semana de la expulsión, desde ese país, de nueve bolivianos que también transgredieron la frontera en presunta labor anticontrabando.

El incidente ocurrió en marzo pasado, en medio de la atmósfera espesa  de la demanda y contrademanda internacional que sostienen ambos países por el acceso al mar y el agua de unos manantiales.

El  senador oficialista, Alberto Gonzáles, dijo este sábado, tras casi 36 horas de mutismo verbal oficial, que  los carabineros transgredieron la frontera “a conocimiento”, pues ellos sabían “perfectamente” que estaban dentro de territorio boliviano. “La comisión de delitos in fraganti hace que sea la policía boliviana tenga que trabajar en este tema”, concluyó.

El suboficial Jaime Rubén Díaz Pezo y el cabo segundo Nicolás Morales Manríquez, fueron detenidos durante la jornada de este viernes en el paso no habilitado Isma, hito 52, mientras perseguían a un vehículo sin matrícula, situación que les impidió percatarse del cruce de la frontera.

“Desmentimos categóricamente publicaciones y versiones periodísticas en la prensa chilena en sentido de que se estaría dando solución a este conflicto entre autoridades chilenas y bolivianas”, dijo anoche un comunicado difundido en círculos oficiales, antecedido por otro, vespertino, que igualmente negaba “que se haya emitido uan comunicación oficial en la prensa chilena”, que daba cuenta de buen trato y respeto a los derechos de los polícias chilenos capturados en su incursión de unos 7 km a territorio boliviano.

Fueron capturados por la fuerza antidroga, uno de los organismos de seguridad desplegados en el prolongado borde fronterizo, para aprovechar la ocasión, según diversos criterios en redes sociales, y  capturar a chilenos que cruzan la frontera, con el fin de devolver el golpe de marzo, cuando guardias vecinos detuvieron, condenaron y expulsaron después de casi cien días, a 9 bolivianos, entre funcionarios y un chofer sindicado  también en Bolivia de frecuentar los caminos del contrabando.

Los desmentidos en Bolivia correspondían a “gestiones”, anunciadas por el gobierno chileno para coordinar acciones con Bolivia en busca de devolver a los dos carabineros capturados, que pasaron la noche al borde del salar de Uyuni, cuyo principal poblado se convirtió en centro de prensa y operativos oficiales nocturnos caracterizados por la reserva.

En Chile, la vocera de Gobierno, Paula Narváez, señaló que la Policía boliviana se comunicó con sus pares chilenos para informar que los dos carabineros fueron trasladados a Uyuni. La presidenta Michelle Bachelet se enteró del hecho en una reunión con su homologo peruano en Lima, donde ambos gobiernos sostenían un gabinete binacional. Luego analizó el caso con dos de sus ministros, a la expectativa de si Bolivia aplica una retaliación y cobra revancha diplomática y mediática, o disculpa la incursión ilegal y devuelve pronto a los capturados, dijeron observadores.

“Sobre los hechos de ayer: ya tengo toda la información completa. A las 18:00 habrá una conferencia de prensa”, anunció este sábado en la tarde el presidente Morales. “Lamento el hecho de transgresión de nuestra frontera. Nos reunimos de emergencia para evaluar y esperamos informes y pericias finales”, había anticipado en la mañanam en referencia al suceso que envuelve al suboficial Jaime Rubén Díaz y el cabo Nicolás Antonio Morales, quienes cruzaron a territorio boliviano en un vehículo patrullero.

Ambos dependen de una comisaría policial de Pozo Almonte, al este de Iquique. Un comunicado difundido por voceros de prensa oficial sostuvo que los carabineros, “al percatarse de la presencia de policías bolivianos, intentaron darse a la fuga, por lo que fueron reducidos y se verificó la portación de armas de fuego (un fusil, una pistola y un revólver)”.

La cadena Erbol y otros medios independientes del gobierno boliviano, reportaron que  viceministro de Régimen Interior, José Luis Quiroga, se trasladó a Uyuni para verificar los antecedentes y situación de los detenidos, aunque no se confirmó si fueron sometidos a interrogatorio.

De acuerdo con las versiones, los guardias antidroga de Bolivia observaron el viernes en la mañana  un vehículo que transitaba a toda velocidad. “No hicieron caso al alto policial haciendo las respectivas señales (…) éstos intentaron darse a la fuga evadiendo nuestro control”, reportaron.

“Tuvimos que hacer uso de arma de fuego disparando al aire, quienes no se detuvieron, como no hicieron caso de acuerdo al procedimiento policial disparamos a su llanta del vehículo, el cual recién se detuvo”, indicaron.

Fue la vocera de Gobierno de Chile, Paula Narváez,  que anunció ayer: “por el momento el Gobierno de Chile, a través de sus autoridades, ha tomado contacto oficial con las autoridades de Bolivia para coordinar las acciones a seguir y realizar las gestiones necesarias para que los policías chilenos sean devueltos”.

Sin embargo, en el comunicado de Bolivia desmintieron publicaciones y versiones de la prensa chilena, “en sentido que se estaría dando solución a este conflicto entre autoridades chilenas y bolivianas”.

La versión digital de El Deber dio cuenta que cerca de las 14.00, una unidad de la  Cruz Roja acababa de salir del recinto en Uyuni luego de atender a los dos carabineros chilenos.

Comments(0)

http://www.eldeber.com.bo/bolivia/Minuto-a-minuto-La-situacion-de-los-carabineros-detenidos-en-Uyuni-20170708-0011.html

Poco antes había informado que cinco vehículos de la Policía partieron antes del mediodía desde la zona fronteriza en la ciudad de Uyuni, con personal técnico del Instituto de Investigaciones Técnico Científicas de la Universidad Policial (IICUTUP) que deben realizar las  pericias en el lugar donde aprehendieron a los dos carabineros de Chile.

RESERVA EN BOLIVIA

Durante toda la jornada, el Gobierno jugó al silencio oficial, recordó El Deber:  A las 14:00 del viernes  se le consultó el incidente a Carlos Romero, ministro de Gobierno, que ofrecía una conferencia. Dijo que no sabía nada, pese a que su viceministro de Régimen Interior, José Luis Quiroga, ya estaba en camino a Uyuni para encargarse de la situación.

Hasta esa hora se esperaba que a las 19:00 hubiera una conferencia de prensa, pero la cambiaron por un simple comunicado en el que se aseguraba el bienestar de los detenidos y que pese a lo que se pregonaba en Chile, este conflicto no se estaba resolviendo entre autoridades de ambos países.

En La Paz, el ministro de Justicia, Héctor Arce, confirmaba que no habría declaración. Por la noche, según una fuente oficial, el canciller interino, René Martínez, se reunió con la vicecanciller, Guadalupe Palomeque, para enterarse del procedimiento diplomático. El presidente Evo Morales quería conocerlo y hoy anunciará cómo serán devueltos los carabineros.

Según la fuente de Gobierno consultada por el diario cruceño, la idea es “dar una lección a Chile, mostrarle que Bolivia respeta a los funcionarios que luchan contra el delito. El mensaje -también- es mostrar que el Gobierno de Bolivia es más humano que el de Chile”.

¿LECCION DIPLOMATICA?

Una solución diplomática, aquella que fue rechazada para los nueve bolivianos detenidos en la frontera, es lo que gestiona el Gobierno de Chile y por lo cual abogan candidatos a la presidencia del vecino país como mecanismo para liberar a los dos carabineros detenidos, según el  senador y candidato presidencial Alejandro Navarro, replicado por Página Siete.

Dijo  que Bolivia tiene la oportunidad de dar una lección diplomática al gobierno de Michelle Bachelet que, cuestionó, fue “dominado por un profundo egoísmo nacionalista al mantener durante dos meses detenidos a funcionarios aduaneros bolivianos y personal militar boliviano”.

“Si bien, Chile negó los mecanismos diplomáticos de resolución de estas controversias a Bolivia, hoy Bolivia tiene la oportunidad de dar a Chile una lección de diplomacia”, indicó Navarro, según el portal chileno El Mostrador.

Otro personaje chileno, , Sebastián Piñera, sostuvo  que apoya las gestiones de la presidente y gobierno “para traerlos de regreso a Chile”

Tras su reunión en Lima, la presidenta Michelle Bachelet se reunió durante una hora en el Aeropuerto con el ministro y el subsecretario del Interior, Mario Fernández y Mahmud Aleuy, y con el canciller, Heraldo Muñoz. En la ocasión abordaron el tema y acordaron monitorear el asunto, reportaron medio chilenos.

La cadena Erbol describió los acontecimientos “en medio de la nada” en referencia al semidesértico salar de Uyuni, donde pernoctaron los protagonistas del nuevo incidente boliviano-chileno:

Según lo informado por la policía, a 33 km de Ujina y cerca del límite con Bolivia, en medio de un patrullaje de rutina guardias, divisaron un vehículo todoterreno, sin placa patente, al cual le habrían solicitado que se detuviera, sin obtener respuesta. Por ello, iniciaron una persecución, llegando a la zona del paso clandestino de Isma, cerca del hito 52,

Sin embargo, avanzaron por esa zona y traspasaron el límite fronterizo cerca de 4 km, siendo detenidos por personal boliviano, que en ese momento efectuaba controles contra el contrabando.

Los dos carabineros tomaron contacto por última vez con su unidad policial cerca de las 10.00. Una vez detenidos, se les incautó un fusil Colt, una pistola y un revólver, siendo trasladados a Uyuni, a unas 5 horas de donde se concretó la aprehensión. El auto chileno, en tanto, habría sido abandonado.

En el paso Isma hay denuncias de contrabando, pero también es usado como zona de tránsito entre residentes de pequeños caseríos y poblados de Chile y Bolivia, quienes realizan intercambios comerciales y participan en pequeñas ferias. Se trata de una zona altiplánica con una altura que bordea los 3.800 m, con condiciones climáticas extremas y donde no hay una demarcación fronteriza visible.

Díaz Pezo nació en Angol y reside en Iquique. Ingresó a la institución en 1989, se graduó de la Escuela de Suboficiales y tiene 28 años de servicio. Siempre ha sido asignado en la zona norte y se desempeña en la Unidad de Fronteras. Es casado, tiene una hija en la Escuela de Carabineros y ha jugado en selecciones de fútbol de la institución. Manríquez, en tanto, es soltero, egresó en 2014 de la Escuela de Formación de Carabineros de Cerrillos, y en 2016 fue destinado a Tarapacá.

Ambos carabineros participaron en el saludo que la dotación de Ujina le envió, el fin de semana pasado, desde el altiplano, a la Selección Chilena, antes de la final contra Alemania por la Copa Confederaciones.

 

Atrás