Press "Enter" to skip to content

El misterio del pueblo etrusco

Rodolfo Faggioni
Publicado el: 15 mayo, 2017 5 min. + -

En el centro de Italia, precisamente en la Región Toscana, existen pequeños pueblos medievales que hacen revivir el esplendor de la civilizacián etrusca. Una población misteriosa que se ha desarrollado en la península en un tiempo que abarca el espacio que va del III siglo a.C. hasta nuestros dias. Se desconoce tanto su origen como su lengua, yse tienen muchas dudas sobre su organización política. Al parecer su poder estuvo determinado por la explotación de los recursos minerales y el cultivo de las tierras ricas y fértiles, que les permitieron tener una intensa vida comercial. Su nombre en la versión latina proviene del nombre griego Tysernia y todos los intentos para identificar sus orígenes han sido poco concluyentes. Existen muchas especulaciones sobre este tema. Algunos historiadores suponen que provenían de Lidia, una antigua región del Asia Menor.  Descubrimientos arqueológicos han hecho conocer los primeros asentamientos donde se han encontrado nuevos tipos de sepulcros. Desde tiempos immemoriables, este enigmático pueblo estuvo dominado por una sociedad de alta aristocracia que ejerció un estricto poder militar, económico y religioso. En el período de su mayor poder, poseían una fuerza militar impresionante.

A lo largo del Valle Flora se formó la toba vulcánica, la principal característica geológica de ésta región que ha marcado el paisaje de todo este poblado en profundas gargantas rocosas y comarcas construídas enteramente en negro toba, aferrándose a las paredes de rocas escarpadas.

Importantes asentamientos etruscos nacieron en ese periódo en pocos kilómetros como Sorano, Sovana, Vitozza y Pitigliano. La pequeña localidad de Sorano que conserva el encanto medioeval, sobrevivió a la conquista romana para luego pasar a formar parte de las posesiones de la familia Aldobrandeschi. Impresiona su posición geográfica con una vista fabulosa al valle del Río Lenta y una magnífica quebrada boscosa. En sus alrededores se encuentra una necrópoli etrusca que resulta ser una de las más importantes del país. Su origen se remonta al período de mayor resplendor de la civilizacián etrusca, entre los siglos VII y III a.C. En esta necrópolis se concentran numerosos asentamientos excavados en la toba, habitaciones, una cantidad increíble de tumbas, columbarios, galerías, cunículos, cavernas y sepulcros esculpidos en las paredes verticales de los valles fluviales. Significativas son las doscientas grutas al interior del parque arqueológico. La Via Cava es una ruta etrusca enclavada en la roca que tiene una profundidad de 25 metros. Cuál es la razón que ha llevado a los estruscos a cavar kilómetros de estas rutas es un misterio. Algunos arqueólogos piensan que su función fuese religiosa y donde se celebraban rituales. Una de las más impresionantes es la “Cava de San Sebastián”.

Sovana que se encuentra junto a Sorano y Vitozza en el triángulo de la “Reserva Arqueológica de las Ciudades de Toba Volcánica” es una maravillosa localidad medioeval que conserva su ancestral característica arquitectónica. Preserva gran parte de los edificios creados en la Edad Media con esa su maravillosa Fortaleza que es el encanto del pueblo y por esas callejuelas pavimentadas en piedra y rodeadas de un silencio irreal. Su riqueza arquelógica es impresionante y es famosa por poseer las más bellas tumbas etruscas. Su necrópolis con tumbas majestuosas excavadas en la roca son de una belleza única. La más importante es la “Tumba Hildebranda”: se trata del mayor mausoleo jamás encontrado. En su origen estaba compuesta por doce columnas y una doble escalinata para acceder al interior del templo donde se encuentra la cámara funeraria, una maravilla arquitectónica incrustada literalmente en la naturaleza. Su nombre se debe a uno de sus personajes más ilustres e importantes nacidos en esta localidad, se trata del Papa Gregorio VII uno de los más cultos y grandes Pontífices de la Iglesia Romana. Su nombre proprio era Hildebrando de Soana. Fue elegido papa en 1073, autor de la “Reforma Gregoriana”. En el Concilio de Roma de 1074, proclamó el “celibato eclesiástico” que todavía perdura en la Iglesia Católica. En su categórico “Dictatus Papae” de 1075 afirmó que solo el papa podía nombrar y deponer a los obispos. Famosísimo fue la “Querella de la Investidura” cuando el papado se enfrentó con Enrique IV, Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, quién declaró depuesto a Gregorio VII, que a su vez lo excomulgó. El emperador temoroso de perder la felicidad de sus súbditos se fue a la localidad de Canosa, donde se encontraba el papa para pedir perdón. La penitencia consistió en tres días y tres noches arrodillado en la puerta de la residencia papal hasta que Gregorio le levantó la excomunión.

Importantes son también la “Tumba de la Sirena” (siglos del III al II a.C.); la “Tumba del Sileno (siglo II a.C.); la “Tumba Pisa” (siglo III a.C.)

La localidad de Vitozza se encuentra a poca distancia de Sovana, es riquísima en cavernas excavadas en la roca, son más de doscientas que se utilizaron como viviendas. Sus cavidades están diseminadas en un promontorio de toba vulcánica y representa uno de los mayores hallazgos prehistóricos.

Atrás