Press "Enter" to skip to content

Expectativas de crecimiento para el 2017

Roger Alejandro Banegas Rivero
Publicado el: 2 febrero, 2017 4 min. + -

La reciente publicación del Banco Mundial (enero 2017),  para América Latina y el Caribe, la caracteriza por su baja inversión e incertidumbre como característica principal en el 2016, dada la contracción económica en el continente (-1.4) y en la región sudamericana (-2.4). Sin embargo, las expectativas señalan una mejora para la región en el 2017 por una recuperación esperada en los precios de las materias primas (aunque lenta); de igual forma, se vislumbra  que solamente dos países continuarán con números rojos en su crecimiento (Venezuela y Ecuador).

Factores de contracción económica (2016)

Algunos factores relacionados con el comportamiento negativo  en la región se vinculan con sus países líderes (Brasil y Argentina), así como precios bajos del petróleo y metales como los principales elementos desaceleradores. Aunado a lo anterior, la implementación de ajustes fiscales, sacrificándose el crecimiento de corto plazo con miras a la estabilización en el mediano y largo plazo.

Geopolítica y crecimiento (2017)

A nivel de riesgos, existe incertidumbre sobre el posible efecto Trump en Estados Unidos. Se han identificado cuatro posibles fuentes generadoras de shocks para la economía latinoamericana: 1) reducción en las remesas de los inmigrantes; 2) restricciones al comercio exterior con una política norte-americana más proteccionista; 3) restricciones a los flujos de capitales; 4) fortalecimiento del dólar con relación al resto de las monedas latinoamericanas. Posiblemente,  México sea el país más afectado por su cercanía  geográfica (pudiendo comprometer hasta el 80% de sus exportaciones).

En un escenario geopolítico incierto para el 2017,  se evidencia una recuperación en los precios de las materias primas, incluyendo petróleo y minerales, con  un crecimiento vegetativo.

Dentro de las perspectivas de la región sudamericana, se espera que solamente tres países presenten una tasa de crecimiento superior al 3%  para el 2017: Perú, Bolivia y Paraguay.  El resto de los países mantendrán crecimiento positivo pero inferior al 3% (incluyendo Brasil y Argentina). Por otra parte, la expectativa de contracción económica continuará en Venezuela y Ecuador.

Prospectivas para Bolivia (2017)

Los organismos internacionales son más escépticos, en el crecimiento de Bolivia para el 2017, con una tasa pronosticada que oscila entre el 3.5 y el 4%  (Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial, entre otros).  Cálculos propios del Instituto de Investigaciones Económicas (IIES-JOM, UAGRM) sugieren un crecimiento entre el 3.8 y el 4.3%.  Para el Gobierno de Bolivia, las expectativas son más optimistas con crecimiento en torno al 4.8%.

Por otra parte, el Banco Central de Bolivia (BCB), en su reporte de expectativas económicas (diciembre, 2016) coincide con un valor esperado entre el 3.5-4.0% con base en una encuesta dirigida a un grupo selecto de 18 especialistas (ejecutivos, asesores, gerentes de instituciones financieras, académicos y consultores).

Es evidente que para el 2017 continuará la desaceleración económica en Bolivia concebida como una disminución en su tasa de crecimiento. Los sectores de mayor sensibilidad para el 2017, se centrarán en la respuesta y dinamismo del sector inmobiliario y del sector bancario. El shock negativo del pasado contexto desfavorable externo se observó en la caída del ahorro interno de la economía boliviana (ahorro del gobierno de las familias y de las empresas). Durante el período 2006-2014, el ahorro interno agregado representó el 25% del Producto Interno Bruto (PIB); sin embargo, para el 2015 y el 2016 cayó al 13% del PIB, posiblemente la tasa señalada perduré hasta el 2020.

En suma, para el 2017 se vislumbra un escenario de recuperación en la economía de la región (a nivel continental), aunque Bolivia continuará con menor crecimiento en comparación a lo observado en los últimos años.  Sectores como la construcción y su vínculo al sistema bancario cobrarán especial atención en el análisis económico durante el resto del año.

Atrás